lunes, 19 de noviembre de 2018

Novedades... A correr la voz!

El día miércoles 21 nos encontramos SOLO con les alumnes que deban rendir recuperatorio del 1er o 2do parcial.

Además, se firmarán libretas a quienes hayan promocionado la materia.

Les veo!

lunes, 12 de noviembre de 2018

Consideraciones finales

El miércoles 14 haré las respectivas devoluciones de parciales. Recuerden que son personales, esto es, no daré notas a la distancia.
Dejo acá explicadas claramente las instancias que siguen:


Recuperatorios:


Quienes tengan que recuperar porque o bien faltaron a alguno de los parciales (y pautaron conmigo la justificación) o bien no llegan entre las dos notas a un 4 y tienen aprobado alguno de los dos parciales, podrán dar recuperatorio el miércoles 21 a las 11 am. en el aula de siempre.

Quienes tengan desaprobado un parcial y en el otro figuran como ausentes, rinden el 21 el recuperatorio del parcial "ausente" y -si aprueban- rinden el día 23 de noviembre a as 10hs el recuperatorio del parcial aplazado. El aula es a confirmar.
Recién ahí, si aprueban pueden pasar a la instancia de final.



Final:

Quienes tengan como nota final de la materia entre 4 y 6 puntos (como promedio de los dos exámenes) están en condiciones de presentarse a rendir examen final como alumnx regular.

Las fechas de final son el miércoles 12 y el sábados 15 a las 9 am.


Condiciones e indicaciones para presentarse a examen final regular


-La condición de alumnx regular se extiende a lo largo de tres “fechas” (o “llamados”) de final consecutivas. Por ejemplo, si hubiera cursado durante el segundo cuatrimestre y aprobado la materia (es decir, obtenido entre 4 y 6 puntos), será consideradx alumnx regular en el examen final de diciembre de ese año, y en los de marzo y julio del año siguiente.

-Si bien es consideradx alumnx regular en las tres fechas, en las últimas dos el o la estudiante rinde el examen en condición de alumnx remanente. Una vez cumplido el período de las tres fechas, el o la alumnx es consideradx libre.

-Lxs alumnxs regulares y remanentes no deben inscribirse para rendir examen final. Se inscriben solamente los alumnxs libres.

-La regularidad no se extiende más allá de tres fechas. Si un estudiante no se presentara a rendir en una de las oportunidades que le corresponden como alumnx regular, pierde la fecha; es decir que le quedan dos fechas para aprobar el examen. Ejemplo: el estudiante cursa en el primer cuatrimestre, aprueba la materia con 6, dispone de una oportunidad en julio, otra en diciembre y una última en marzo del año siguiente. Si se ausentara a la fecha de julio, le quedan disponibles diciembre y marzo, NO obtiene una nueva fecha en julio del año siguiente.




miércoles, 7 de noviembre de 2018

Clase 15 (7/11)

Y con la niña bonita nos vamos despidiendo.
Les dejo, como les prometí, un modelo posible de análisis para la parte de enunciación. Les propongo leer el texto, resolver las consignas que les dejo aquí debajo y luego leer cómo son resueltas por el docente. De ese modo funcionaría también como ejercitación.
Cualquier duda, siempre puntual para poder responder desde estos espacios, no duden en hacerla.
Nos vemos la próxima!

Consignas:
1) Analice la construcción del:
*sujeto de la enunciación (1era)
* sus enunciatarios (2da)
* la no-persona (3era)

a partir del uso de deícticos de persona y de apelativos.

2) Analice las formas deícticas espaciales presentes en el texto

3) Analice la deíxis temporal

4)Defina y diferencia el mundo comentado del mundo narrado. Identifique cuál de ellos predomina en el texto.



LA PESTE ES EXTRANJERA
Por Héctor Tizón
Desde principios de año hay casi seiscientos casos de cólera registrados en Jujuy.


Para muchos, la epidemia de cólera que azota desde el año pasado el noroeste argentino llega de otros países. Para el autor de esta nota es un producto local, resultado inevitable de la pobreza y la desprotección de la gente.

Desde que el cólera asomó la cara en esta región, ha pasado más de un año. Desde el 1 de enero hasta hoy, hay casi seiscientos casos registrados y un par de docenas de muertos. Como antes, ahora el Gobierno demuestra sus buenos sentimientos tratando de disimular, molesto, la absurda o escandalosa irrupción de un estigma del Tercer Mundo, como si el regusto de una pesadilla perturbara el voluntarioso ensueño nacional de los pocos, o el de los demás, el de las revistas de y para “ricos y famosos”, de cuyo esplendor nos beneficiaremos todos, sin duda, y en el cual los hábitos y los días transcurren sin dificultad y todo marcha bien y todo irá mejor.
El cólera, la pobreza y la incuria van de la mano y son aquí ubicuos. El Presidente y sus ministros han acudido a Perico —curioso designio—, se han retratado junto a un pobre infeliz deshidratado y han regresado, raudos. Dejando, eso sí, algún dinero y algunas recomendaciones asépticas. Quizá no hayan leído, o hayan despreciado por agorera, la nota de un modesto diario local que decía: “Todo el noroeste argentino se ve afectado por la desocupación producida por la paralización industrial, el receso de la actividad minera, la crisis azucarera y del tabaco, y los graves problemas por los que atraviesa la producción frutihortícola, provocada por la introducción de productos del Brasil, Chile y el Paraguay, que tienen costos distintos e inferiores a los argentinos.”
En un dispensario de campaña encuentro a una joven médica asistiendo a un niño y cuando yo asomo sale un cura. Afuera, debajo de un árbol, esperan un hombre y una mujer sin edad y otros niños, silenciosos. Pregunto y ella dice que necesita más suero y no lo tiene. Zumban las moscas en la siesta. Por decir algo, también pregunto acerca del cura. “Ha venido a rezar”, dice. La joven médica quiere sanar al enfermo; el cura quiere asistirlo para una vida futura. Los que están esperando afuera, debajo del árbol, no dicen nada. Esta gente, sin pensarlo, racionaliza el sufrimiento, le da un sentido, por eso se resigna. Pero la miseria no es beneficiosa. La experiencia del dolor puede ser fecunda pero no lo justifica.

Fronteras
Por los medios se desliza la información de que la peste no proviene sólo de la falta de agua potable, redes cloacales o de la miseria y el abandono sino que viene de Bolivia. Eso encaja en el discurso oficial, que tiene abolengo desde el alto medioevo. Por esta causa se cierra la frontera, se nos pone en cuarentena, se decreta la expulsión de una caterva de desgraciados sin papeles y se nos fumiga. De pronto dejamos de ser los “hermanos de tierra adentro” y somos todos extranjeros. El cólera se eleva a la dignidad de destino o condición de nacimiento y el hombre muere desintegrándose en aguas y vuelve a ser lo que fue. Pero ni aun así el infortunio muestra el torvo rostro de la rebelión —como debiera si el dolor no amortiguara los resortes— sino el de la muerte preasignada, el de la marchita ternura del corazón.
En la botica del pueblo, adonde he ido a comprar unos ungüentos, encuentro a una vieja que suele proveer tal casa y otras de carne de chivos. Dice que ya no la traerá, porque se la quitan los gendarmes. “¿Qué hacen con ella?”, pregunto. “Se la comen ellos”, dice, como si hablara de un fenómeno natural. “Usted que sabe de remedios —pregunto al boticario—, ¿qué piensa que haremos?” Él se encoge de hombros y dice que nada. Luego dice: “Uno nace como puede, crece, trabaja, ama un poco, porque el mundo sin amor es un mundo muerto, se casa, envejece y muere como sea. Eso es todo.”
Yo pienso en los extranjeros expulsados de esta tierra lejana, afectada por la desocupación, el atraso, la incuria y ahora la peste. ¿Nos tendremos que ir todos? ¿Tendremos que elegir entre el bienestar o la soledad riesgosa y la vergüenza? Pero nada en el mundo vale la pena que uno se aparte de lo que le es propio.

Clarín, noviembre de 1990.


Resolución posible:

1) Deixis personal y apelativos
En este apartado se analiza cómo el discurso construye las “imágenes” del sujeto de la enunciación, de sus enunciatarios (explícitos o implícitos) y de las otras personas que intervienen en el esquema enunciativo.
El texto se inicia con referencias de tercera persona (“el Gobierno”) que, como se sabe, no es deíctica, salvo negativamente (en el sentido de que indica que no se está mencionando ni a la primera ni a la segunda persona, que sí son deícticas puras). Pero el primer párrafo termina mencionando a una primera persona del plural: “nos beneficiaremos todos”. Más allá de su sentido irónico (que se desprende de toda esa parte del texto), se trata de un nosotros de alcance máximo (equivalente a “nosotros, los argentinos”).
Más adelante (tercer párrafo), aparece una primera persona singular (“encuentro”, “yo asomo”, “pregunto”), que remite al enunciador del texto, comentador o narrador (ver punto 4). Después del subtítulo “Fronteras”, esa primera persona se incluye en un plural cuyo alcance es menor que el anterior (exclusivo): “se nos pone en cuarentena”, “dejamos de ser”, “somos todos extranjeros”; se refiere a los jujeños o a los habitantes del norte del país.
En el siguiente párrafo hay un segmento dialogado (ver punto 4) donde el narrador se dirige a un enunciatario representado, el boticario: “Usted”, “sabe”, deícticos puros.
No hay marcas explícitas (lingüísticas, deícticas) de un enunciatario de todo el texto. Se puede reconstruir a partir de su sentido general, del lugar de publicación y del contexto situacional: el autor se dirige a todo el pueblo argentino (los lectores del diario), e indirectamente al gobierno y sus partidarios, desde la perspectiva de un habitante del norte que se siente injuriado y menoscabado en sus derechos. También, sobre todo en el párrafo final, por las preguntas en esa primera persona del plural ya utilizada antes, se puede entender que se dirige a sus propios coterráneos, afectados por la situación.
Los apelativos son numerosos, y todos de tercera persona (delocutivos), es decir que no son deícticos. Pero suelen tener un gran contenido predicativo y, a veces, indican relaciones sociales. “El Gobierno”, “el Presidente” y “sus ministros” pertenecen al mismo campo semántico y aparecen como directos responsables de la situación descrita en todo el texto. Se podrían agrupar también con los “ricos y famosos”, “el cura”, “los medios”, “los gendarmes”. Del otro lado (seguramente el del autor): “pobre infeliz deshidratado”, “una joven médica”, “un hombre y una mujer sin edad”, “otros niños”, “los que están esperando afuera”, “caterva de desgraciados”, “hermanos de tierra adentro”, “una vieja que suele proveer mi casa...”, “el boticario”. Estos campos semánticos se podrían ampliar con el agregado de los subjetivemas, que se agrupan de manera similar (ver punto 5).

2) Deixis espacial (o localización/situación espacial)
No es abundante en el texto, pero sí muy importante para su significado total. De entrada hay una forma deíctica muy clara: “en esta región”, se refiere al noroeste y sitúa al enunciador en ella. A esa región se refiere el “aquí” del principio del segundo párrafo. Notar el “ha venido”, de la joven médica, y después el “viene de Bolivia” (venir, verbo de movimiento, generalmente de función deíctica). Al final aparece otro deíctico similar al primero: “en esta tierra lejana”. Indudablemente, esta situación geográfica es esencial para el texto, porque en ella gira todo su sentido y se ubica el enunciador (independientemente del lugar en el que escribe realmente el autor Tizón, cosa que no podemos saber), identificándose con ella y sus sufrimientos. (Como dice en el final: “Nada en el mundo vale la pena que uno se aparte de lo que le es propio.”)
Hay otras localizaciones espaciales, pero son cotextuales o absolutas (no deícticas): “Tercer Mundo”, “Perico”, “el noroeste argentino”, “Brasil, Chile y el Paraguay”, “en un dispensario de campaña”, “afuera, debajo de un árbol”, etc.

3) Deixis temporal (o localización/situación temporal)
Está muy marcada, aunque más por verbos que por otros elementos, y quizás no tiene tanta relevancia semántica como la deixis espacial. “Ha pasado más de un año”, “Desde el 1 de enero hasta hoy”: limitan un período que llega hasta el momento mismo de la enunciación, para contabilizar las muertes que el cólera produjo. (Si se contaran ahora, mayo de 2002, el tiempo sería otro; y las muertes también.) “Como antes, ahora”, establece un paralelismo, o más bien la continuidad en la (in)acción del Gobierno: “ahora la peste” (último párrafo) es el resultado de esa política. “Nos beneficiaremos”, “todo irá mejor” señalan hacia un futuro (posterioridad), pero el sentido es claramente irónico.
Más adelante, una serie de verbos relatan acciones recientemente llevadas a cabo por los gobernantes, es decir, anterioridad (ver punto 4). Sin embargo, el tiempo predominante es el presente, en grado cero del comentario (simultaneidad con el tiempo de la enunciación). En los párrafos finales aparece un futuro, ya no irónico sino interrogante y angustioso: “¿qué piensa que haremos?”, “¿tendremos que elegir...?”.

4) Alternancia mundo comentado/mundo narrado (sistema de tiempos verbales)
Se trata predominantemente de un comentario, por la fuerte presencia del sujeto enunciador en sus enunciados (deixis de primera persona singular y plural, apelativos, subjetivemas, modalidades) y por los tiempos verbales que lo caracterizan. Hay abundancia de tiempo presente en función de grado cero del comentario: “el Gobierno demuestra”, “van de la mano y son aquí ubicuos”, “Yo pienso en los extranjeros...” La anterioridad está marcada canónicamente por el pretérito perfecto (se trata de un escritor y, por añadidura, del interior del país, donde suele usarse correctamente esta forma general del español): “ha pasado”, “han acudido”, “se han retratado”. También aparece la posterioridad con el futuro simple, ya marcado en el punto 3. El autor, así, da su opinión sobre la situación actual, pero también la relaciona con sus antecedentes inmediatos y se pregunta sobre el futuro incierto.
Sin embargo, ese comentario enmarca otro tipo de enunciados que lo fundamentan. Hay relato, pero está en presente histórico (o narrativo). Se trata del párrafo que va desde “En un dispensario...” hasta “... no dicen nada”.
Además, ese mismo párrafo termina con un ejemplo de presente genérico: “La experiencia del dolor puede ser...” El texto mismo termina también con el mismo recurso: “Nada en el mundo vale la pena...” En ambos casos, el autor enuncia su opinión en forma de “máxima”, es decir, como consejo o verdad basada en una experiencia profunda y que se propone como universal. El presente genérico también aparece en la opinión del boticario, dentro del segmento dialogado del anteúltimo párrafo.
Hay algunos enunciados que pueden leerse como descriptivos, sobre todo en la escena del dispensario. Si bien en general predomina la dimensión dinámica del relato, éste está matizado por la dimensión estática (típicamente descriptiva) que tiene toda la escena: “Afuera, debajo de un árbol...”, “zumban las moscas en la siesta”.


5) Subjetivemas y construcción de campos semánticos
Ya se sugirió una forma de organizar los significados del texto, para su interpretación global, a partir de los apelativos empleados por su autor. También, es evidente que, por tratarse de un comentario, habrá un alto índice de subjetividad. El autor no pretende ser “objetivo”, ni en un sentido científico ni en un estilo periodístico; no da cifras exactas, ni abunda en fechas o datos comprobables. Prefiere la anécdota o la experiencia personal, expresar claramente sus opiniones, la ironía al principio (ver “Polifonía”), las preguntas retóricas al final.
Un campo semántico está organizado alrededor de lo que sería el “discurso oficial”, expresado en los medios y divulgado desde el Gobierno. Este demuestra sus “buenos sentimientos”, tratando de “disimular” la “absurda” o “escandalosa irrupción” de un “estigma del Tercer Mundo”, que interrumpe un “voluntarioso ensueño nacional”. Aquí podría organizarse el otro campo semántico, el de la gente común y real que se muere de cólera, la “pesadilla”: “miseria”, “abandono”, “el hombre muere desintegrándose”, “infortunio”, “sufrimiento” que se “resigna”, “la experiencia del dolor”, “muerte preasignada”, “marchita ternura del corazón”.

(Este último punto no lo vimos como para que pueda tomarlo de la misma manera, pero me pareció interesante dárselos para que vean cómo se trabajan )



NOTAS:
1. El análisis anterior sólo es un “modelo posible”, una sugerencia para agrupar los datos obtenidos en el reconocimiento y la descripción de los elementos estudiados en clase, y redactar un informe sobre ellos. No debe tomarse como modelo absoluto y mucho menos memorizarse. En general, memorizar o copiar las expresiones de un autor (aunque sea el docente de la comisión) no es ninguna garantía para aprobar el parcial o el curso. Más bien, todo lo contrario.
2. No hacer esquemas ni marcar en el texto (salvo para uso personal; el docente no lo tendrá en cuenta): redactar.
3. Recordar definir cada concepto que se utiliza, desde el punto de vista teórico, antes de aplicarlo al texto como ejemplo.

Prof. Pablo Valle.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Clase 14 (3/11)

Hoy cerramos el tema de heterogeneidades.
Como repaso, busquen ejemplos en los textos de "Machirulo" y el texto de Piñeiro.


Lo que les toca:
Leer la bibliografía y venir con dudas, ya que la próxima clase estará destinada a consultas.
Los temas que entran en este segundo parcial son:

° "De la subjetividad en el lenguaje" y "El aparato formal de la enunciación" de Émile Benveniste.
° "La enunciación" de Elvira Arnoux.
° "La enunciación y el interpretante" de Paolo Fabbri.
° "La enunciación visual" de Jorge Alessandria.
° "Interacción de voces: polifonía y heterogeneidades" de Mariana di Stefano y María Cecilia Pereira.
° "Los enunciados referidos, sus funciones y la atribución de la responsabilidad enunciativa" de Cecilia Pereira.
° "El ´Circulo de Bajtín´ y el lenguaje como práctica social" de Cecilia Pereira.
° "El problema de los géneros discursivos" de Mijaíl Bajtín.

y el tema planteado en "Estructura y función de los tiempos en el lenguaje" de Harald Weinrich
que en el cuadernillo nuevo pueden retomarlo de "La historia y sus géneros: los discursos sobre la universidad" de Elvira Narvaja de Arnoux.

Lo que me toca:

Les dejo unos modelos de parcial y de final para que vean cómo se suelen evaluar los temas que requieren teoría y práctica:


* Modelo 1

a. Lea la siguiente nota de Patricia Kolesnicov publicada el 20/06/2018 en la sección Cultura de Clarin.com  y responda a las consignas que figuran a continuación:

b. Defina la noción de apelativos. Identifique algunos ejemplos en el siguiente texto. ¿Qué características del enunciador  pueden inferirse a partir del uso de que se hace de dichos elementos?

c. Defina el concepto de polifonía. Teniendo en cuenta la clasificación propuesta por J. Authier-Revuz, señale, transcriba y analice dos formas de heterogeneidad mostrada que considere relevantes. ¿Qué función cumplen en el texto?


Lenguaje inclusivo: viva la "e" y que gobierne
Aunque algunos se enojen, el cambio que llevan adelante los jóvenes no es nuevo ni una locura argentina.

Ay, qué enojo produjo que unos chicos hayan empezado a usar la letra “e” para tratarse entre ellos, para decir esas palabras que buscan incluir a todos y que hasta ahora solían -no siempre- terminar en “o”. Parafraseando a una colega, si durante el debate del aborto fuimos 44 millones de ginecólogos y ahora somos 44 millones de directores técnicos, una piba hablando con la “e” en cámara está alumbrando a 44 millones de lingüistas. “El masculino funciona como neutro e incluye a todos”, nos dirán algunos, a la hora de explicar que esto siempre así y lo que así fue siempre así está bien.

La lengua, claro, es un sistema, una construcción y cuando se mueve algo, crujen otras cosas. Eso no impide, claro, que no se quede quieta. Nunca.

La lengua, de paso, carga sentido, todo en ella habla de quienes la hacemos. Ah, justo el masculino expresa a la humanidad, qué casualidad. Esas cosas.[…]

Hablar con “e” es, de alguna manera, pensar en todas esas cosas y hacer fuerza para que algo cambie. O mostrar que ya ha cambiado. […]

“La lengua no es neutra -dice Alejandro Raiter, titular de la cátedra de Sociolingüística en la UBA-, y la prueba de que es ideológica es que cambiarla molesta tanto”. Las formas de denominar, dice, son ideológicas, “por eso en las novelas rusas se habla del padrecito zar” (¿se podría hablar del tirano zar?).[…]

Lo de la inclusión, explica, no es una locura argentina. En los textos de lingüística escritos en inglés donde se habla de cómo adquirimos el lenguaje, hace 30 años se hablaba del bebé como “it” (el neutro, que sirve para nombrar cosas) y ahora, que no es lindo ver a un bebé como una cosa se le dice... “she” (ella). ¿Por qué “ella”? Porque se decidió que si hasta ese momento era el masculino el que representaba a ambos géneros, ahora es el femenino.[…]

El lenguaje se usa para tomar posición, para pararse en el mundo.


* Modelo 2

a. Lea la introducción de la nota de Sol Minoldo y Juan Cruz Balián, publicada el 04/06/2018 en el sitio Web El gato y la caja, y responda a las preguntas que figuran a continuación.

b. Defina el concepto de subjetivema, según la teoría de la enunciación. Identifique tres subjetivemas que le permitan inferir cuál será la postura del enunciador sobre el uso del lenguaje inclusivo en el resto de la nota.

c. Defina el concepto de deixis y analice al menos dos valores diferentes de la primera persona del plural en la nota.


La lengua degenerada. ¿Tiene sentido hablar con lenguaje inclusivo? ¿Afecta nuestra percepción de la realidad?
 
Van dos peces jóvenes nadando juntos y sucede que se encuentran con un pez más viejo que viene en sentido contrario. El pez viejo los saluda con la cabeza y dice: “Buenos días, chicos, ¿cómo está el agua?”. Los dos peces jóvenes nadan un poco más y entonces uno mira al otro y dice: “¿Qué demonios es el agua?” David Foster Wallace – This is Water
 
Cuando el escritor David Foster Wallace dio un discurso frente a los egresados de la Kenyon College comenzó contando esta historia de los peces. Su intención era simplemente recordarle al auditorio que todos vivimos en una realidad que, a fuerza de rodearnos, a la larga termina volviéndose invisible. Y que sólo la percibimos cuando se convierte en algo disruptivo, en un estorbo en nuestro camino: el conductor que nos cruza el auto en la esquina, el empleado que exige otro trámite para completar una solicitud, la palabra escrita de un modo distinto al que figura en los libros: sapatilla, uevo, todxs. 
 
Mientras tanto, las cosas de las que más seguros solemos estar terminan demostrando ser aquellas sobre las que más nos equivocamos. Por ejemplo, el castellano. Todos los que nacimos y fuimos criados en el mundo hispanohablante tenemos, rápido y pronto, certezas sobre cómo funciona el castellano porque es la lengua que aprendimos intensamente durante nuestros primeros años de vida. Y en algún punto no nos equivocamos. Incluso si nos preguntasen qué es el castellano podríamos responder en un parpadeo: “es nuestra lengua materna”. Pero esa respuesta no estaría dando cuenta de la verdadera naturaleza del asunto, porque en definitiva: ¿Qué demonios es la lengua?  Tal como el agua de los peces, la lengua es un poco todo. Mejor dicho, en todo está la lengua, dado que, una vez que la adquirimos, nunca más dejamos de usarla para pensar el mundo que nos rodea. […]
 
Pero, ¿cómo? ¿Nuestros jóvenes no son como los peces descuidados y rebeldes? ¿No van por la vida con una promiscuidad lingüística escandalosa, escribiendo ke,  komo,  xq o  todes? Sí, muchos sí. Los lectores se preguntarán cómo puede ser que permitamos semejante atropello. Resulta que la lengua no es una foto, es una película en movimiento. Y, aunque a veces lo pretenda, la Real Academia Española no dirige la película, sólo la filma.
 
Ahora bien,  llegado este punto es momento de confesar que esto de los peces y el agua ha sido parte de una estratagema introductoria. Es hora de cruzar al otro lado del espejo y hablar de un tema un poco más controversial: el lenguaje inclusivo.
 
Bienvenides a la verdadera nota, estimades lecteres.
 
Sol Minoldo y Juan Cruz Balián (adaptación)


Buen finde  nos vemos el miércoles!

viernes, 2 de noviembre de 2018

Clase 13 (31/10)

Hoy comenzamos con polifonía. Retomamos las ideas de Bajtín para comprender el concepto de "ecos" "memorias" de las palabras.


Lo que les toca:

* Leer el texto de polifonía y buscar ejemplos en el ensayo de Anfibia.

domingo, 28 de octubre de 2018

Clase 12 (27/10)

Hoy comenzamos con la perspectiva sociosemiótica. A partir del círculo de Bajtín, vimos el contexto desde el cual el filósofo del lenguaje presenta su teoría.
Les presenté los conceptos centrales de su postura: lenguaje, lengua y habla; prácticas sociales, enunciados y géneros (con sus respectivas restricciones estilísticas, estructurales y temáticas).

Lo que les toca:

*Leer el apartado de Polifonía
*Llevar impreso el texto "Machirulo" publicado en Anfibia

Lo que me toca:

Les dejo, como les comenté:
1. Los titulares que vimos en clase
2. La nota de la revista Anfibia para que la próxima la comentemos desde una mirada Bajtiana.


2. http://www.revistaanfibia.com/ensayo/tipico-de-machirulo/


Buena semana!

lunes, 22 de octubre de 2018

Miércoles 24/10 - Paro y concentración


Defendamos la educación. Contra el presupuesto del ajuste, nos concentramos en el Congreso desde las 9:00